El PSOE, la clave de la gobernabilidad