Un maletín con un millón de euros, en casa de los suegros de Francisco Granados