Dos contratos laborales, de premio en sus roscones de Reyes