La cara buena de 'Las 3000 viviendas': gente humilde y muy trabajadora