Coulibaly financió las armas del atentado con un préstamo al consumo por 6.000 euros