El documental 'Ciudat Morta' provoca que el Ayuntamiento de Barcelona revise la investigación del 'caso 4F'