Tres millones de personas en Grecia no tienen acceso a la sanidad pública