Inma y Santiago, ahogados por la claúsula suelo