Isla Mayor, un pueblo casi sin paro