La infanta Cristina gastó unos 6.000 euros para celebrar sus 50 años