Mercedes ha estado todo el fin de semana aislada por el desbordamiento del Ebro