Los duques de Palma ya pueden vender el Palacio de Pedralbes