El 'low cost' llega a las peluquerías