Uno de cada cuatro españoles vive bajo el umbral de la pobreza