M. M. Blázquez ya sabía que existía el dúplex