Utrera y Estepa, las dos caras del paro