200 familias, a punto de ser desalojadas de un poblado chabolista de Toledo