El descuartizador de Majadahonda tenía armamento militar en su domicilio