Las cámaras de dos bancos y una gasolinera, claves en el caso Asunta