El detenido por la muerte de la peregrina estadounidense confiesa su crimen