En 2015, las empresas extranjeras invirtieron 20.000 millones de euros en España