José María Porras, alcalde de Griñón: "Emilio me dijo que estaba muerto"