Ador, el pueblo de la siesta