Alcalá de Guadaíra, cerca del derrumbamiento por el gran volumen de documentos