Mario Conde y los suyos han pasado la noche en los calabozos de la Guardia Civil