Tras 22 años la escena se repite: la Guardia Civil busca las pruebas del delito