Mario Conde abandona los calabozos de Tres Cantos para personarse ante el juez