La versión de la asistenta no coincide con la que el cirujano ha dado del ataque