El equipo de 'AR' consigue hablar con una de las prostitutas chinas explotadas