Alberto San Juan representa la polémica obra que llevó a prisión a dos titiriteros