Las conversaciones de Torbe con un amigo podrían demostrar su inocencia