Espacios pequeños, víctimas vulnerables y un gancho: así actúa 'la manada'