Huellas y semen: el rastro que dejó 'la manada' en el portal de la agresión