Álex corre un sprint para llegar a la administración que ha vendido el Gordo