Viviendas sociales, arrasadas por 'okupas'