Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina se sentarán en la última fila del banquillo