El último cartucho de Artur Mas para frenar unas nuevas elecciones