15.000 millones de euros, la factura de la trama corrupta valenciana