Brillos, dorados y volantes: imposible pasar desapercibida