¿Sátira o apología del terrorismo?