Los vecinos de San Blas, en pie de guerra contra la droga