La patata caliente, para Pedro Sánchez