La policía, contra los abusos en San Fermín