¿Merecen los políticos un descanso?