El estilismo de Cristina o las gafas de Iñaki: lo que no vemos del juicio del caso Nòos