Alquileres de lujo: más de 10.000 euros por una vivienda para inquilinos millonarios