El interior de España el nuevo objetivo de los inversores extranjeros