Álex Lequio pone en marcha una fundación para la rehabilitación de personas sin recursos que han sufrido un ictus