La 'Iglesia Palmariana', estrictas normas para todos excepto para los mandatarios