Una herencia sorpresa de Paquirri podría salvar a Isabel Pantoja de sus problemas